Batería común de auto

La batería es un acumulador y proporciona la energía eléctrica, a partir de un proceso químico, para el motor de arranque de un motor de combustión.

La batería tiene la función de arrancar el motor, y el alternador la de reponerle la carga, y mantenerla operativa siempre.


Funcionamiento

Está constituida por un acumulador que por lo general tiene nueve placas: cinco negativas y cuatro positivas, unidas de manera alterna por medio de un puente. Cada una de las partes de la batería está en un compartimento con una solución electrolítica que se compone de agua destilada y ácido sulfúrico, por lo que al combinar esta disolución con las distintas placas de plomo, se produce una reacción química que genera corriente eléctrica. Cuando administramos electricidad a la batería, el proceso se invierte haciendo volver el sulfato desde las placas hasta el electrolito.


Principales funciones

La labor principal de la batería consiste en aportar la energía necesaria para la puesta en marcha del motor de arranque del vehículo que, después continúa recargándose por medio del alternador. Además, también sirve de apoyo al alternador cuando éste no puede suministrar toda la corriente que requieren otros consumidores eléctricos del automóvil, como los accesorios de confort o seguridad.

Por tanto, podemos decir que la batería, además de encargarse del sistema de encendido del motor, aporta alimentación a los equipos eléctricos cuando el automóvil está parado, como el cierre centralizado, la radio, el sistema de iluminación o el GPS. Pese a consumir una cantidad baja de energía, pueden llegar a descargar la batería si se somete a un uso prolongado de esta función.